Telemark – los orígenes

El esquí se practicaba en Noruega para desplazarse por la nieve, para ir de pueblo a pueblo o para caminar entre los valles planos. Nunca nadie había tenido la idea de lanzarse por pendientes, simplemente por el riesgo que esto suponía.

orgien telemark

Pero llegó un personaje clave en la historia del Telemark, Sondre Norheim, nacido en Mordegal (Noruega). Durante una competición de saltos (deporte que empezaba a despuntar) sorprendió a la gente realizando un giro con una técnica jamás vista anteriormente. Se trataba de avanzar un esquí y hacer una especie de genuflexión con la rodilla del otro, una posición que todo el mundo pensó que era muy práctica.

Con esto, el noruego demostró que se podían realizar virajes con los esquís, dando origen al esquí de descenso. Desde entonces, se pudo cambiar de valles y llegar a pueblos que quedaban en montañas más altas.

Esta competición, tuvo lugar en 1868, en la provincia de Telemark (Noruega) y de aquí es de donde proviene el nombre de esta modalidad. Más tarde, en Cristiania, la región vecina, se desarrolló una forma de girar basada en no avanzar el esquí y llevarlos los dos paralelos. Se denominó Esquí de Cristiania.

jaqueline_watzl_esquiando_2

El telemark tuvo mucho éxito por todo el mundo. Rápidamente se empezó a extenderse por los Alpes, y, a principios del s.XX, llegó a España.

Los austríacos, franceses y alemanes, desarrollaron la técnica necesaria, basándose en las ideas de la región de Cristiania, creando la Escuela Alpina (el esquí alpino conocido actualmente)

El telemark quedó exiliado en Noruega, y solo para moverse en terrenos llanos, lo que evolucionó a esquí nórdico o de fondo. A partir de entonces, quedó en el olvido, hasta que a mitad de los años setenta, unos americanos lo desenterraron y empezaron a reconstruir los materiales y las técnicas antiguas.

Actualmente hay muchos países en el mundo donde la práctica del telemark es muy común, y poco a poco va despertando el interés en nuestro país. Por esto, desde Free Heel Pyrenees, queremos llegar a niños y adultos, animando a todos a probar esta modalidad de talón libre, donde encontrareis nuevas sensaciones sobre la nieve, que posiblemente os puedan encantar.

FREE HEEL, FREE MIND!

Untitled-1